¿Convives con una mascota? Descubre trucos infalibles para combatir los malos olores en tu casa.

Recuerdas ese día como si fuera ayer. Tomaste una de las mejores decisiones de tu vida: Convivir con una mascota.
Fuiste con ilusión a comprar todo lo necesario para proporcionarle las mejores condiciones de vida. Te ocupaste de que tuviera un sitio cómodo donde dormir, un lugar donde comer, comida de buena calidad y juguetes para divertirse.
Llegó a casa y poco a poco os convertisteis en los mejores amigos. Llegó un día en el que abriste la puerta de tu casa y descubriste que allí ya no olía como antes…
La llegada de tu mascota a casa tiene multitud de ventajas y beneficios. Y llegar a casa y que te reciban como si fueras la mejor noticia del día, no tiene precio. Pero hay que reconocer que tener una mascota en casa implica tener un mayor control de la limpieza de tu casa.
Para ello a continuación te contamos unos trucos infalibles para resolver cuestiones relacionadas con mantener tu casa limpia y quitar el olor característico de las mascotas de nuestro piso.
Remedios caseros que te resolverán lo que, para muchos, es un misterio. Y es que mantener tu casa limpia conviviendo con mascotas es totalmente posible si eres metódico y constante, sin tener que dedicar horas y horas a limpiar.
Vamos a terminar con la teoría de que tener una mascota significa que tu casa estará más sucia y desordenada. Sigue leyendo y verás que no. Eso sí, te adelantamos que dependerá exclusivamente de ti.

Limpiar una casa con animales: Orden y regularidad

Tengas o no mascota, es conveniente mantener una regularidad diaria en la limpieza de tu casa, pero si tienes mascota lo aconsejable se convierte en prácticamente una obligación.
Dejar las tareas tediosas de la limpieza “para luego” o “para mañana” solo te servirá para que la suciedad y el desorden se acumulen hasta que se te haga muy cuesta arriba enfrentarte a ello.
Desarrollar el hábito con pequeñas acciones de limpieza te permitirá realizar una limpieza más profunda cada cierto tiempo sin que esa limpieza profunda se convierta en una tarea titánica.

1. El polvo:

La única manera de que el polvo no se convierta en nuestro peor enemigo es barrer o aspirar el suelo y sacudir las alfombras y mantas regularmente. Sucede lo mismo con la cama de nuestra mascota, es necesario sacudirla regularmente.

2. Los pelos:

Con la llegada de nuestra mascota nuestra casa será invadida por multitud de pelos que soltará sin pretenderlo (no es una venganza por aquel día que no le dejaste morder tus zapatillas).
Es probable que con barrer o aspirar sea suficiente para que el suelo esté en perfecto estado, pero no podemos olvidar el sofá, los cojines, las mantas y las alfombras (que te recomendamos que sean de bambú para que no acumulen tanto polvo ni pelos).
Puedes hacerte con una aspiradora inteligente, recurrir a una mopa para atrapar todos los pelos con ayuda de algún producto especial y cubrir el sofá con fundas que puedas lavar regularmente.
Para los muebles te recomendamos usar siempre un trapo húmedo, si utilizas uno seco solo conseguirás esparcir los pelos por el suelo.
Es importante también, por supuesto, que mantengas una higiene adecuada para tu mascota y que lo cepilles de manera regular.

3. El orden:

Por más que limpies de poco servirá si no mantienes un orden. Mantén tu vivienda limpia.
Cada pertenencia de nuestra mascota debe tener un lugar asignado y debe ser limpiada con frecuencia.
El orden te facilitará la limpieza y te permitirá reducir en nivel de estrés que muchos sufren al llegar a casa y encontrarlo todo tirado en cualquier parte.
Nuestro consejo es que dispongas una caja de mimbre o de tela en un lugar de tu elección donde deposites todos sus juguetes y que solo le saques uno o dos cuando vaya a estar con ellos. Los animales disfrutan de la novedad, si siempre ven tirados por el suelo los mismos juguetes verás que ya casi no les prestan atención.

Mantén tu casa sin olores a Mascota

Mantén tu casa sin olores a Mascota

Trucos contra los malos olores:

Con el tiempo te acostumbrarás a que ahora tu casa huele de manera diferente y ya no percibirás la diferencia, pero tus visitas sí lo harán.
Bañar a tu mascota con productos adecuados es muy importante para que el olor al entrar en casa sea agradable para ti y para cualquiera. Dependiendo del tipo de mascota la frecuencia y productos serán diferentes, pregunta a tu veterinario.
También es importante que mantengas tu casa adecuadamente ventilada. Coge la costumbre (si no la tienes ya) de abrir las ventanas nada más levantarte. Verás que cambio.
Un truco efectivo es añadir un poco de vinagre de manzana al cubo de fregar, pero si la intensidad del olor es demasiado fuerte para ti puedes recurrir a un ambientador.
Nuestro truco: Te proponemos un ambientador casero muy fácil de hacer que hará que tu casa huela genial sin necesidad de recurrir a remedios muy caros y que, a menudo, solo enmascaran el mal olor.
Coge una botellita vacía que tenga pulverizador (puedes reutilizar una que tengas para pulverizar las hojas de las plantas, por ejemplo), llena hasta la mitad de la botellita con agua templada y continua hasta llenar tres cuartos de la botellita con el suavizante de la ropa que más te guste (cuanto mejor sea la calidad del suavizante, más duradero será el olor). Añade una cucharada de bicarbonato sódico, agita tu ambientador y pulveriza las cortinas o textiles de tu casa (¡No rocíes la cama de tu mascota con ambientador! No será necesario si sigues estos consejos y hacerlo podría implicar un problema de salud para tu amigo peludo)
Esperamos que te hayan sido de utilidad nuestros consejos para mantener tu casa limpia y combatir los malos olores.
Cuéntanos si has notado el cambio, y empieza a disfrutar sin estrés de la maravilla de compartir casa y vida con una mascota.

Ir al contenido