El gasto energético durante las vacaciones puede aumentar la cuesta del mes de septiembre. Por eso en este artículo te explicamos algunos trucos para ahorrar dinero en tu factura.

¿Cómo cambiar la potencia contratada?

 

El precio de la luz se ha disparado más de un 70% en los últimos diez años, tal y como revela el último informe del Eurostat, convirtiendo a España en el tercer país de la Unión Europea con la electricidad más cara. Es por ello que cada vez más ciudadanos se preocupan por el gasto energético en su día a día, y también en vacaciones.

 

Una de las formas más eficaces para reducir la factura energética es bajar la potencia eléctrica contratada, ya que incide directamente sobre la parte fija del recibo, independientemente de su consumo. Por esta razón, seguimos pagando una cantidad importe cuando nos vamos de vacaciones durante un mes y no hemos consumido nada.

 

Por otra parte, algunas consumidores se deciden a cortar los suministros, sin conocer cuánto tardan en dar de alta la luz y el gas de nuevo. El plazo es de entre 5 y 7 días, y aunque no nos importe cuánto tardan en dar de alta la luz, lo cierto es que tiene su precio. Deben volver a pagar los derechos de alta por cada kilovatio de potencia solicitado, sin contar cuánto tardan en reenganchar la luz. Si quieres saber cómo cambiar la potencia contratada de tu hogar, te invitamos a leer el siguiente artículo sobre esta temática: http://pueblosocial.es/cambiar-potencia-contratada/.

Ahorro energético en alquileres vacacionales

Trucos para ahorrar energía en tu piso de alquiler

 

A continuación vamos a revelarte los mejores trucos para ahorrar energía en tu apartamento de alquiler en vacaciones:

 

  • Aprovecha la luz natural al máximo para ahorrar en iluminación eléctrica. Abre las persianas y, si tienes oportunidad, coloca cortinas de colores claros, transparentes o translúcidos.
  • Elige apartamentos que no estén recargados con excesivo mobiliario, ya que de obstaculizan el paso de la luz natural.
  • Apaga los aparatos eléctricos en modo stand by. El llamado consumo fantasma puede incrementar el gasto energético más de un 11%.
  • Ajusta la temperatura del aparato de aire acondicionado a las condiciones climáticas del exterior. En verano la temperatura no debería bajarse de 24 grados centígrados y en invierno no debería subirse de 21 grados centígrados. No olvides que cada grado de diferencia con el exterior supone un 7% de incremento en el gasto energético. Y ten cuidado, ya que una diferencia de más de diez grados de temperatura con el exterior puede ser muy perjudicial para la salud.
  • Sécate el pelo antes de utilizar un secador o una plancha para el pelo, ya que son aparatos eléctricos que realizan un gran consumo energético.

 

Si quieres saber más sobre ahorro energético, te invitamos a leer el siguiente artículo sobre ahorro en la oficina.

Ir al contenido