El turismo en la Costa Blanca

La Costa Blanca es sinónimo de playas y calas de ensueño, de agua cristalina y de color turquesa que invitan al turista a disfrutar de las mismas. Así como de todos los tesoros que esconden sus costas, en donde la modernidad y la tradición se han mezclado para ofrecer resultados encantadores.

Un destino con un clima ideal y cálido para pasar días de ocio y diversión es lo que encontrarás en esta zona. En donde Calpe y Benissa destacan como zonas con un alto atractivo para ciudadanos del norte de Europa, como alemanes, holandeses y rusos, quienes han encontrado acá su paraíso.

Ya sea que se desee ir con el alquiler de villas o pasar una estadía más ecológica, el turismo de esta área no deja de maravillar a quienes se atreven a disfrutarlo.

Costa Blanca, conociendo un paraíso español

Costa Blanca es el nombre turístico que se le dio a la costa del mediterráneo en el sur de España. La misma va desde el municipio de Denia hasta el pilar de la Horadada.

El mar Mediterráneo cuenta con numerosas zonas turísticas, gracias a la belleza de las playas y las ciudades que cubren sus aguas. Razón que ha convertido a la Costa Blanca en la región de vacaciones más visitada en esta localización.

Hay mucho de dónde seleccionar para vivir las vacaciones de ensueño de cualquiera. Dentro de sus límites se encuentran más de 220 kilómetros de playas y calitas, todas con un elemento en común y es su mar limpio y tranquilo. También cuenta con rutas submarinas en las que se puede bucear.

Dentro de la Costa Blanca está la ciudad más importante de la comunidad valenciana, Benidorm. Pero no por eso es la única zona interesante ya que hay muchas más para visitar.

Como son los casos de la Torrevieja, la cual posee grandes parque públicos; grandiosas playas como la Playa del Acequion y la Playa del Cura; el monumento histórico compuesto por la Torre de Aguiló, la Torreta y la Torre del Charco las cuales fueron construidas en el siglo XV. O no menos importante, la Ciudad Villajoyosa, la ciudad más completa cuando hablamos de un sitio turístico.

Sin embargo, si se trata de municipios destacables por sus actividades turísticas, Calpe y Benissa, asentamientos predilectos para muchos turistas del norte de Europa, son destacables.

Calpe

Calpe es un municipio situado en la costa mediterránea de España y que es de gran fama por sus playas que conservan una gran calidad.

Aunque su economía se basa en la pesca, la misma complementa y es pilar para el turismo, importante actividad económica. Algo que podrás observar en toda la extensión de su territorio.

En Calpe los turistas pueden visitar El Peñón de Ifach, el cual es la joya de Calpe en la que se pueden disfrutar impresionantes vistas de la ciudad. A sus pies se encuentra la Pobla D’Ifach, una construcción del siglo XIII que es preservada hasta el día de hoy a pesar de su estado.

Otros sitios de interés podrían ser el parque Enginent, con sus instalaciones lúdico-deportivas, áreas infantiles, barbacoa y fuente. También la zona de acampada de Oltá, que cuenta con una capacidad para 100 tiendas y cuenta con parrillas, fregaderos y aseos.

En Oltá, los turistas tienen la posibilidad de un viaje mucho más natural, pudiendo no solo acampar sino practicar senderismo en las zonas dedicadas a éste. Asimismo, se encontrará con La Cala Del Roco, una pequeña cala de grava ubicada a los pies de El Peñón de Ifach, en el cual hay un sendero marino para bucear.

Benissa

Encontrarás a Benissa en el noreste de la provincia de Alicante, en la comarca de la Marina Alta, y su belleza te impresionará una vez más. Esta costa, se encuentra formada mayormente por pequeñas calas, acantilados y zonas montañosas que deleitan la vista de los visitantes.

También sus playas son aptas para la práctica del submarinismo. De todas estas zonas la que más destaca es la Playa Frustera, que es la que cuenta con más deportes y juegos infantiles en toda la zona.

Un viaje de turismo en Benissa puede concentrarse en la visita también de una tranquila cala natural de grava con aguas limpias conocida como Cala Baladrar. Por igual, la Cala Advocat con más de 50 metros de longitud e igualmente un gran ambiente.

De interesar otro aspecto más allá del ofrecido por la naturaleza, la Calle Puríssima resalta. En esta zona se encuentran las Casas señoriales de La Marina, que fueron las casas de personas importantes de Benissa mayormente del siglo XVIII.

Destacan la Casa de los Andrés y la de Pere Bigot, hoy convertidas en Sedes de la Universidad de Alicante en la Marina Alta. O el Palacio Torres Orduña, un antiguo palacio construido originalmente en el siglo XVI pero reformado en el siglo XVIII ocupado actualmente por una biblioteca pública, un Salón de Actos y el Municipio Principal.

Ir al contenido